Siempre has sido tú

Levi Madsen. La mezcla perfecta entre apariencia y personalidad. Ojos dulces, sonrisa pícara y la actitud más confusa del mundo. La mitad de las veces no logro entenderlo. Puedo sentirlo cercano en un momento y lejano al otro. Directo y claro hoy, confuso y evasivo mañana.

No lo comprendo. ¿Cómo puede verme con tanto anhelo en un segundo y no soportar mirarme en el siguiente?

La manera en que actúan todos a su alrededor me hace creer que esconde algo, un secreto que solo yo desconozco. Pero, teniendo en cuenta que somos compañeros de cuarto, sé que lo descubriré. Tarde o temprano encontraré lo que esconde y al fin entenderé esa extraña actitud suya… Pero por ahora solo queda intentar ser fuerte, superar mis miedos y soportar su humor tan cambiante, porque claudicar solo puede terminar con mi corazón roto.

Sin ver atrás

Kara tiene un pasado del que no se siente muy orgullosa. Reírse de las personas menos agraciadas y hacer la vida imposible a los chicos inteligentes es algo de lo que está profundamente arrepentida, pero la vida tiene maneras de hacerte pagar todo lo que haces, y Kara no es la excepción a ello.

Owen Bates ha trabajado muy duro para eliminar todos los gramos de grasa con los que cargó durante su adolescencia. Las palabras hirientes de Kara, junto con las burlas de los demás, además de causarle daño le dieron el empujón que necesitaba y lo impulsaron a adelgazar. Sin embargo, ese pasado sigue persiguiéndolo después de varios años. Ellos se reencuentran de nuevo y Kara está segura de que es el karma que quiere hacerle pagar todo aquello. Y él, Owen, no piensa desaprovechar la oportunidad que le ha dado la vida para poder vengarse de Kara y todo lo que le hizo pasar.